Mi Cuarto Trastero: TELEWEBSIÓN Y SINDICACIÓN DE CONTENIDOS

6.11.09

TELEWEBSIÓN Y SINDICACIÓN DE CONTENIDOS

Acabo de leer un post publicado por Alberto Rey eb su blog 'Asesino en serie' que trata acerca de la inminente convergencia de televisión, formas de ocio y entretenimiento audiovisual, información e Internet. Al leer lo que decía y que comparto, me ha venido a la cabeza este texto que escribí hace unos meses para una clase de Periodismo e Internet que puede complementar muy bien lo que dice Alberto.


RSS, el incierto futuro de los medios de comunicación

Hoy en día, el RSS está llamado a cambiar el papel de los medios de comunicación tradicionales (prensa, radio y televisión) para romper con esa intermediación llevada a cabo por el periódico, la emisora o la cadena.

Con el RSS las posibilidades de desaparición de los medios de comunicación tal y como los conocemos son exponenciales. Hasta el momento, el medio ha hecho, siguiendo la teoría lazarsfeldiana, de escalón informativo y de primerísimo líder de opinión. El medio de comunicación filtra las noticias de las agencias para ofrecer a un público más amplio un sesgo del total de la información. Sin embargo, con la aparición y futura extensión del RSS (no olvidemos que ya hablamos de generaciones digitales) cada cual podrá generar su propio abanico informativo. En otras palabras, el RSS augura la desaparición de los medios de comunicación tal como los conocemos para dar paso a una labor periodística “pura” de “caza-noticias” para agencias que, después, las ofrecerán vía agregadores de contenidos.

A este destino no solo está avocada la información; el entretenimiento, el ocio o la cultura también están llamados al cambio. Puede que en un futuro no muy lejano desaparezcan las cadenas emisoras para dar paso a una oferta productora – usuario. De hecho, es una realidad conocida que «los jóvenes pierden interés por la televisión», y que «los menores de 24 años [son los] únicos espectadores que ven menos programación» porque «Internet es la estrella de su entretenimiento»[1]. Como veníamos diciendo, esto nos puede conducir a una situación en la que el espectador, desde su casa, podrá sindicar los contenidos que le interesen (informativos, series, concursos, realities…) y generar su propia programación.
De hecho en este camino ha avanzado Digital + en España con iPlus un nuevo sistema con el que puedes programar tu propio canal (aunque grabando emisiones de diferentes fuentes) y avanzar o retroceder sobre la emisión, pudiendo regresar al directo pulsando un solo botón[2].

Por otro lado, el podcasting (Personal On Demand Casting) ya nos permite capturar los contenidos y reproducirlos cuando queramos. De hecho iTunes hace posible la sindicación tanto de video como de audio.

En definitiva, con la tecnología RSS y otros avances de Internet, los medios de comunicación tradicionales están condenados a renovarse o morir. Volviendo de nuevo al planteamiento de Lazarsfeld, el RSS hará desaparecer ese step en la comunicación abriendo la puerta a la programación a la carta, diseñada por y para el usuario con un criterio de gustos e ideologías propias para cada persona, en cualquier lugar y para cada momento.


A todo esto, podríamos añadir el nuevo modelo de televisión que supone Imagenio (Telefónica). Un servicio de televisión a la carta, Internet y vídeo bajo demanda a través de cable telefónico - ADSL - con una interfaz multimedia específica e interactiva. Y es que aquí está la clave, en generar una interfaz que permita agregar los contenidos que los productores ofrecerán sin intermediación. Esto plantea infinidad de alternativas, desde que las cadenas de televisión se transformen en plataformas de acceso a Internet y pugnen por ser la ventana de acceso ideal, hasta la propia desaparición de estos medios en favor de una gran empresa de telefonía y/o redes que genere una potente interfaz única para agregar los contenidos. Y no se yo por qué me da que en esto Google tendrá algo que decir.


Bookmark and Share

3 comentarios:

Guillermo Muñoz dijo...

He llegado aquí desde "Asesino en serie" y creo que tienes buena parte de razón. Las televisiones, al menos en nuestro país, viven en el HOY (por eso repiten continuamente los formatos hasta la extenuación)sin ver las obviedades del mañana.

Como dices en tu artículo, la franja <25 es la única que decae en el consumo. Es precisamente la que en los próximos diez años será la mayor consumidora de contenidos (y de todos los productos en general)... pero los medios no tienen intención de adaptarse a ella. Es, además, la primera generación con un claro dominio de la tecnología, pero también del lenguaje audiovisual, del sistema publicitario... Las grandes cadenas parecen olvidarse de esta gran oportunidad. La oportunidad de segmentar.

Mientras sigan centrándose en el modelo de "televisión gratuita con oferta reducida y para todos los públicos", los contenidos seguirán siendo basura (en general). El primer paso, parece dado: ya todos tenemos casi 20 canales (algo es algo). En diez años, la lógica nos llevará a un consumo masivo de productos segmentados (ojo, en el último EGM, el bloque de temáticas -TDT + pago- supera en share a la cadena líder), y ahí la causa será el "canal" (en el sentido estructurala), Internet...


Lo más complejo, para mí, es el tema de los precios: en el sistema actual (TV tradicional), lo tengo claro: si es gratis, es malo (bien por los contenidos, por el exceso de ruido...). Ahora sí, en Internet la cosa cambia... experiencias como la edición digital de El País muestran como la suscripción pagada no triunfa, y más aún en un país donde tenemos mucho apego a lo gratis -y un concepto muy arraigado y debatible de "derecho a la TV gratis".

Te seguiré leyendo!

Jaime Gutiérrez dijo...

Gracias por ampliar las fronteras de este pequeño espacio.
Comparto todo lo que dices y me gustaría saber tu opinión acerca de una noticia publicada hoy en FórmulaTV: Telecinco quiere empezar a cobrar por ver sus series online (eso sí, en alta calidad y sin cortes - habrá que verlo -). Además de poder ver el capítulo antes de la emisión en abierto. Todo por el módico precio de ¿un? SMS.
¿Puede ser este un esquema de futuro para la televisión y la convergencia de medios?
Personalmente, creo que sí. Siempre que los precios no sean abusivos y el material merezca la pena.
De nuevo, gracias por leerme.

Guillermo Muñoz dijo...

Cobrar por verlo por adelantado es algo que ya hacía Telecinco en plataformas como Imagenio y creo que también Ono. En cierto modo, es un engaño: Por poner un ejemplo, si tu tras ver el capítulo 1 de una serie X, envías el sms para ver el capítulo 2... vas a tener que esperar una semana para ver el 3 (previo envío de otro sms); salvo que las series estén siendo emitidas tras grabar toda una temporada completa... con el consiguiente riego de poder piratear toda una temporada al inicio de la misma... Además, en tal caso... ¿habría cortes publicitarios?

Es posible que sí, en un futuro, para todo tipo de consumibles, el teléfono sea una forma de pago (en cierto modo, un pago subliminal, ya que lo usamos a discreción, basta ver los hilarantes envíos de sms en los programas), pero nunca siguiendo el modelo actual. Y menos en Telecinco... que da risa... Ya no por los contenidos actuales (que son rentables), sino por su indefinición en sus canales de TDT, sobretodo, La Siete.