Mi Cuarto Trastero: Qué ver en Londres

28.5.09

Qué ver en Londres

Londres es una ciudad inmensa, cosmopolita y muy, muy viva. Todo lo que puedas hacer allí será maravilloso, pero aquí comparto con vosotros mi lista, aquellas cosas que no te debes perder.
Covent Garden: es una zona archiconocida e incluida en todas las guías de viajes pero esconde otros encantos. Desde los inmensos ascensores para salvar las más de 100 escaleras que separan el Metro de la calle, pasando por su mercadillo de artesanía (caro para comprar pero precioso de ver) hasta la multitud de artistas callejeros, magos y humoristas que lo llenan de sonido a cualquier hora del día.
¿Te apetece un café?: si buscas encontrarás una pequeña cafetería llamada Ben’s Cookies donde podrás disfrutar de un café/té con un auténtico muffin o una galleta.
Hyde Park: es uno de los parques más grandes de Londres, allí podrás encontrar el Diana’s Memorial Fountain (inaugurado hace unos años en memoria de la fallecida “Lady Di”) o, algo escondida, la estatua de Peter Pan. Además, si vas con tiempo, puedes consultar los horarios del Speaker Corner, un cuentacuentos que actúa una vez a la semana.
Soho:
es un barrio de ambientes, mi favorito es la zona china, con tiendas de alimentación, restaurantes y ambientación al más puro estilo asiático.

Camden Town: este es el barrio alternativo, punki, heavy, rock… todos los estilos se mezclan por las calles de su mercado donde puedes encontrar desde suvenires a verdaderas rarezas. Lo ideal es sumergirse en la zona de calles estrechas pasado el puente de Camden Lock. En concreto hay una tienda de ropa alucinante, con diseños futuristas y luces de neón muy chula.
La hora de comer: si piensas comer sobre la marcha Camden Town es el sitio adecuado. A final del mercado hay una zona de puestos de comida de todas partes del mundo donde puedes comer algo rápido o sentarte si te apetece, este es uno de mis lugares predilectos. Las colonias Italiana, Francesa, Sudamericana, China, Española… has asentado allí sus negocios de takeaway, así que… si sientes morriña…
South bank: otra zona recomendable al caer la tarde y de noche, la rivera sur del Támesis es ideal para tomar una copa, pasear viendo espectáculos luminosos (incluida la iluminación del London Eye) y visitar Victoria Station, una de las estaciones más antiguas de la capital británica.
Museos: todos merecen la pena ser visitados, la mayoría son gratis. Sin embargo, mis favoritos son la National Gallery y el TATE Modern, dos perspectivas distintas del mundo del Arte. Con todos mis respetos al British Museum, que guarda tesoros como la Piedra Rosetta o los frescos del Partenón.
El museo de cera Madame Tousaud’s no tiene ni punto de comparación con el español, eso sí, es algo caro…
Harrods:
los grandes almacenes que todo el mundo visita. Hay de todo, desde librería (Waterstone, una de las mejores) hasta sección canina. Si paseas entre los departamentos podrás encontrarte con curiosidades como cantantes de ópera en las escaleras mecánicas. El lujo a la vista!

Greenwich: un poco alejada del centro está la colina de Greenwich donde se encuentra el Royal Observatory ya el famoso meridiano cero. La visita no es gran cosa, pero desde allí podrás sacar una bonita panorámica de la ciudad si no quieres pagar las 11 libras del London Eye.
Oxford Street y Picadilly Circus: el centro de la ciudad, comparable a la Gran Vía de Madrid. Lo mejor es bajarse en el metro de Oxford Circus y bajar toda la calle hasta Picadilly. Todas las tiendas de moda están allí y, como curiosidad, la tienda de Apple ofrece la posibilidad de probar los ordenadores, por lo que siempre está llena de gente conectada a Internet. Déjate encantar por las pantallas de Picadilly, tan bonitas de día como de noche.


Otros:
Portobello
es el mercado de las curiosidades, si eres cinéfilo puedes visitar los escenarios de la famosa película Nothing Hill, la puerta azul de la casa de Julia Roberts no te molestes en buscarla, porque los dueños de la casa la han pintado de negro cansados de tanto turista en su umbral, pero, lo que sí puedes visitar (y es una joyita) es la librería donde trabajaba Hugh Grant, The travelbook shop donde puedes encontrar guías de viaje y mapas de cualquier parte del mundo.

Otro de los puntos que te recomiendan en las agencias de viajes es el palacio de Buckingham, desde mi punto de vista es decepcionante pero el parque que le da acceso, St. James Park es un rinconcito de ensueño lleno de colores, lagos y tumbonas!, no te asustes, los londinenses las alquilan para tomar el sol.
Y si te gusta la música puedes ir al Hard Rock Café de la ciudad y visitar gratis el Valuant con guitarras de Curt Covaine o la chaqueta del U.S. Army de John Lennon.

Además: como habrás podido ver Londres es interminable pero si te paras a descansar en un parque hay un 75% de posibilidades de ver una ardilla y si le ofreces comida no tendrá ningún reparo en acercarse. En definitiva, Londres es inmensa y da cientos de posibilidades una buena opción es perderse en el metro y salir a descubrir una calle que seguro que tiene algo diferente que ofrecer. Por cierto, para orientarte en el Tube tienes que tener en cuenta los puntos cardinales y mirar el mapa correctamente, si vas al sur elegirás el andén que ponga South bound y viceversa, también tienes que estar muy atento a la megafonía que anuncia: la línea, la dirección, la próxima parada y el famoso “mind the gap, please” − “cuidado con el agujero entre tren y andén” − (hay estaciones en las que se han colado personas!!!), aunque tranquilo, te perderás, pero es bueno XD.

No hay comentarios: